Plan Calor

Un invierno de extrema dureza obligó a reforzar el Plan Calor

El Estado llegó con garrafas a 10.000 familias y transfirió fondos a 12 Municipios y 30 Comisiones de Fomento para ser invertidos en la compra de leña y otros insumos combustibles calefaccionantes.

Fue un invierno intenso. Las nevadas, las lluvias y el frío complicaron las comunicaciones en toda la región cordillerana y la Región Sur. Las rutas provinciales y nacionales permanecieron cortadas en varias oportunidades y hubo que armar operativos de prevención. Para hacer frente a estas condiciones, el Estado llegó con garrafas a 10.000 familias y transfirió fondos a 12 Municipios y 30 Comisiones de Fomento para ser invertidos en la compra de leña y otros insumos combustibles calefaccionantes.

De esta manera, se llegó a miles de hogares rionegrinos a través del Plan Calor que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Social y del Plan Calor Garrafas, a cargo de la Secretaría de Energía.

En total se entregaron más de 110.000 garrafas, una inversión de 26 millones de pesos durante las 20 semanas que duró el operativo del Plan Calor.

Las condiciones de vida de los pobladores se hicieron más difíciles. “Se trató de un año especial, más complicado, pero conseguimos terminar el Plan Calor y llevar las garrafas a las 10.000 familias”, puntualizó a modo de balance Andrea Confini, secretaria de Energía Eléctrica y responsable del operativo Plan Calor Garrafas.

El operativo comenzó el 20 de mayo y terminó a fines de septiembre. Solamente en Bariloche 5.500 familias recibieron el beneficio de la garrafa. En los hogares más humildes de la región, cuando el frío aprieta y la leña no alcanza, se espera con ansia la llegada del reparto. Que además permite amortiguar en parte el precio del gas envasado. “Entregamos una garrafa de 10 kg por familia, una vez por semana. Y la verdad que este año se sintió la demanda, tanto en la Zona Andina, en Bariloche, y en la Región Sur”, precisó la funcionaria.

Otro de los programas de asistencia en sectores aislados es la entrega de zepelines y garrafones de GLP. Incluye a todas las comisiones de fomento y parajes que no tienen cobertura de redes y dura todo el año. A diferencia de lo que sucede con el reparto de garrafas de 10 kgs. estas recargas se hacen durante todo el año en 476 edificios públicos provinciales y casi 2.300 hogares, donde no hay posibilidad de conexión con la red de gas.

“Ya terminamos la primera vuelta y estamos por empezar la segunda. Esta modalidad comenzó hace tres años. La provincia provee a cada una de las familias que vive permanentemente en las comisiones de fomento una cocina, un calefactor y un garrafón o un tanque, de acuerdo a la posibilidad de accesibilidad que tienen los camiones en la Región Sur en los momentos de mucho frío”, dijo.

Esos caminos que durante semanas permanecen cerrados por las nevadas o por la presencia de hielo; o que pueden ser transitadas sólo durante algunas horas al día y que complican la logística. “Pero hay que llegar; todos sabemos que hay una familia que está esperando”, puntualizó.

Este año está previsto invertir 206 millones de pesos en la totalidad del Plan Calor Gas.

“Una familia consume aproximadamente unos 75.000 pesos por año en GLP. En lo que respecta a las garrafas, llegamos a 26 millones de pesos en 20 semanas. También se terminaron diferentes obras de conexión en Villa Llanquín, Paso Flores, San Antonio Oeste y El Manso. Invertimos unos 170 millones de pesos”.

El gasoducto de la Región Sur, que comienza a construirse dentro del esquema de trabajos del Plan Castello, llevará el suministro de gas a 17.000 pobladores. No obstante, habrá algunas comisiones de fomento que por el momento permanecerán aisladas y ya se está pensando en el diseño del esquema para el invierno que viene. Igual que con el trazado del gasoducto cordillerano. En este caso, la ampliación de la capacidad de suministro no beneficiará a todos. “Tenemos muchas familias de escasos de recursos, viviendo en barrios de Bariloche muy alejados o inaccesibles para la red a las que vamos a seguir atendiendo dentro del Plan Calor”, enfatizó Confini.

Asistencia con leña y combustibles

Con la llegada a más de 30 comisionados de fomento, concluyó la ejecución del programa de entrega de leña. Se realizó un positivo balance de la cobertura de la demanda de los vecinos y la distribución del recurso en cada lugar.

Desde su puesta en marcha, el Plan Calor propone ser una política pública de alcance provincial, que atienda las necesidades de calefacción de las familias rionegrinas que habitan en las localidades de la región Sur y Zona Andina.

“Este año, con anticipación al invierno, el Gobierno Provincial dispuso la transferencia de fondos a 12 Municipios y 30 Comisiones de fomento, para que sean invertidos en la compra de leña y otros insumos combustibles calefaccionantes. De igual manera, desde la cartera social se suministró de leña fraccionada y embolsada”, indicó el ministro de Desarrollo Social, Nicolás Land, organismo a cargo de la logística del programa.

En este sentido, expresó que “ya con previsiones para el próximo año, nos proponemos continuar mejorando la distribución de los recursos para optimizar el acompañamiento a todas aquellas personas que sufren las inclemencias del tiempo”.

“El Programa se puso en marcha a partir de abril y finalizó los primeros días de octubre, debido a que este año se produjeron nevadas tardías. Como objetivos para el año entrante se aspira que el programa comience en marzo, pudiendo de esta forma abastecer con la suficiente anticipación de leña a los beneficiarios y darles tranquilidad, no solo a ellos si no también a los Comisionados y Municipios”, aseguró.

También se preverá realizar relevamientos habitacionales a los efectos de mantener la temperatura ambiente y evitar inconvenientes debido a la ventilación y las condiciones de seguridad, de esa manera se optimizará el gasto de leña.