Finalizó la primera capacitación virtual del país para certificadores energéticos de viviendas

Esta semana concluyó la primera capacitación a distancia a nivel nacional para certificadores energéticos de viviendas con la participación de 80 profesionales de Río Negro y Neuquén.

Se trató de una actividad dictada por la cartera energética nacional por primera vez en forma íntegramente a distancia y organizada junto a la Secretaría de Energía de Río Negro, el ministerio de Energía y Recursos Naturales de Neuquén y los Colegios de Arquitectos y de Ingenieros del Alto Valle de Río Negro y Neuquén.

La capacitación se enmarca en el Programa Nacional de Etiquetado de Viviendas y estuvo a cargo de referentes técnicos de Nación. El objetivo es formar profesionales que se desempeñen en el campo de las construcciones civiles, para emitir etiquetas de eficiencia energética para vivienda, estableciendo criterios unificados de alcance nacional.

Gran respuesta a la iniciativa

La actividad estaba planificada en forma original para abril de manera presencial pero debido al avance de la pandemia por el COVID-19 se reformuló el dictado y fue la primera vez que esté curso se hizo íntegramente online.

“El éxito del curso y la buena respuesta a la metodología implementada alentó a que en los próximos días lancemos una nueva edición, enfocada enteramente a los profesionales de nuestra provincia y de la cual ya estaremos dando los detalles”, señaló la Secretaria de Energía, Andrea Confini.

La funcionaria apuntó que “en la última clase de consulta, dictada a mitad de semana, los profesores resaltaron el nivel que se logró con la modalidad virtual como un punto destacado. Es que, según explicaron, la modalidad obligó a rediseñar la dinámica de la actividad para combinar clases virtuales presenciales, procesos autogestionados de estudio, talleres y clases de consulta y evaluaciones intermedias de los módulos; además de buscar nuevas formas de interacción con los alumnos para facilitar la unificación del lenguaje utilizado. Todo un desafío que fue superado gracias al profesionalismo del equipo de trabajo y la colaboración de los alumnos”.

En anteriores experiencias presenciales del curso realizadas en otras provincias no se evaluaban las certificaciones energéticas de los alumnos, solo se hacían puestas en común y se compartían devoluciones para poder aplicar las mejoras a lo realizado.

“Ahora, cada uno de los participantes interactúa directamente con la plataforma web simulando el proceso de obtención de los Certificados Energéticos de la Vivienda, lo que permite incorporar la experiencia de un proceso real de certificación”, añadió Confini.

Los certificadores que aprueben el curso quedarán habilitados para determinar el Índice de Prestaciones Energéticas (IPE) de las viviendas que auditen y generar así la Etiqueta de Eficiencia Energética correspondiente.

Cabe destacar que Río Negro, a través de la Mesa de Eficiencia Energética, ha desarrollado un borrador de proyecto de ley provincial que facilite la aplicación del Etiquetado de Viviendas en el ámbito de la provincia de Río Negro, que ha sido elevado a las autoridades legislativas provinciales.

El curso

La modalidad virtual tuvo una duración total de 9 semanas consecutivas. Se contemplaron tres bloques con diversos módulos teórico-prácticos que desarrollaran temáticas como transferencia de calor, y masa en edificios, calefacción y refrigeración, producción de agua caliente sanitaria, iluminación, contribución de energías renovables, procedimiento de calefacción y certificación, entre otros.

Etiqueta de eficiencia energética

La etiqueta de eficiencia energética es un instrumento que brinda información a los ciudadanos acerca de las prestaciones energéticas de una vivienda. Además, puede constituirse en una herramienta de decisión adicional a la hora de realizar una operación inmobiliaria, evaluar un nuevo proyecto o realizar intervenciones en viviendas existentes.

Es un documento en el que figura una escala de letras desde la “A” (el mayor nivel de eficiencia energética) hasta la “G” (el menor nivel de eficiencia energética), que determina la clase de eficiencia energética de una vivienda, asociada a un rango de valores del Índice de Prestaciones Energéticas, determinado conforme Norma IRAM 11.900 / 2017.

El Índice de Prestaciones Energéticas (IPE) es un valor característico de la vivienda, que representa el requerimiento teórico de energía primaria para satisfacer las necesidades de calefacción en invierno, refrigeración en verano, calentamiento de agua sanitaria e iluminación, durante un año y por metro cuadrado de superficie, bajo condiciones normalizadas de uso. Se expresa en kWh/m2año.

Este indicador es independiente del uso, y permite cuantificar las prestaciones energéticas de las viviendas para poder compararlas con un criterio unificado, y a partir de esto construir una línea de base que sirva como referencia para la elaboración de políticas públicas y el direccionamiento de mecanismos de incentivos diversos. La escala de letras es diferente para cada zona climática del país.