Más de 52.000 familias rionegrinas seguirán recibiendo el beneficio de la tarifa social eléctrica

El Gobierno de Río Negro creó la Tarifa Social Provincial de Electricidad tras la eliminación del beneficio que hasta el año pasado era afrontado por Nación. De esta manera más de 52.000 familias recibirán ayuda para afrontar el costo del servicio.

A través del decreto 345/19, el Gobierno de Río Negro resolvió continuar con el acompañamiento a familias para afrontar el costo del servicio de electricidad. Se hará a través de fondos propios, con un desembolso anual estimado en más de 216 millones de pesos.

El beneficio había sido creado por el Gobierno Nacional a comienzos de 2016 pero fue eliminado a partir de febrero.

El secretario de Energía, Sebastián Caldiero, explicó que “de no haberse tomado esta determinación, miles de familias que reciben el servicio por parte de EdERSA, más las cooperativas eléctricas CEARC y CEB, hubieran tenido que enfrentar el pago completo de la factura”.

“Estamos hablando de alrededor del 20 por ciento de los usuarios del servicio eléctrico de la provincia”, precisó Caldiero, quien aclaró que “de igual modo no hubo personas que hayan dejado de percibir este beneficio”.

La Tarifa Social Provincial de Electricidad consiste en un descuento en el precio mayorista de la energía, que es uno de los tres elementos que componen el monto final que paga cada usuario del servicio eléctrico. “El incremento continuo que ha tenido este segmento por parte de Nación, quien regula ese parámetro, ha hecho que sea el ítem más importante de la composición tarifaria, al punto que hoy representa el 60 por ciento de la factura”, indicó el funcionario.

En la práctica, el mecanismo se instrumentará a través del Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE), quien liquidará los reconocimientos a cada una de las distribuidoras, luego de que las mismas presenten las rendiciones correspondientes.

Los parámetros para acceder a la Tarifa Social seguirán siendo los dispuestos por Nación oportunamente y para el mismo módulo de 300 kWh bimestrales del costo de abastecimiento nacional que se definió en su momento.